Un futuro prometedor de la mano del Gobierno Electrónico

e-goverment

Hablar de gobierno electrónico es expresar claramente como a través de su enfoque innovador, sus acciones sitúan las TIC como elemento de apoyo y pone el énfasis en el desarrollo de un buen gobierno. Esto implica alcanzar mayores niveles de eficacia y eficiencia en el quehacer gubernamental, mejorando los procesos y procedimientos del gobierno, aumentando la calidad de los servicios públicos,  incorporando más y mejor información en los procesos decisorios y facilitando la coordinación entre las diferentes instancias de gobierno.

Conoce a Manuel Enrique Morales…

Originario de la Ciudad de México realizó las licenciaturas en Política y Gestión Social en la Universidad Autónoma Metropolitana y Ciencia Política en la UNAM. Desde hace 13 años reside en España donde obtuvo el máster en Seguridad de la Información y el Diploma de Estudios Avanzados en Economía, Gestión y Control de Entidades y Políticas Públicas en la Universidad de Granada. Actualmente es candidato a doctor y miembro del grupo de investigación en Avances en Economía Aplicada de la Universidad de Almería.

Especialista en gobierno electrónico, sus estudios se centran en el uso de las tecnologías disruptivas en el sector público. Recientemente forma parte del Advisory Board en Boulé Technology, una empresa afincada en Estonia, para el desarrollo del Voto Electrónico con Blockchain.

Actualmente es Director General del Instituto Científico de Gobierno Electrónico en España y con un equipo de ingenieros informáticos altamente especializados, trabaja activamente en la coordinación y consultoría de proyectos de implementación de aplicaciones tecnológicas de Gestión y Comunicación, Inteligencia Artificial, IoT y Big Data tanto en el campo gubernamental como en el empresarial.

Platicamos con Él un poco y nos explicó un poco el funcionamiento del gobierno electrónico así como una breve explicación de los términos que usan en el mismo.

¿Qué es el gobierno electrónico?

Gobierno electrónico es la selección, implementación y uso de tecnologías de la información y la comunicación (TICs) en el gobierno para la provisión de servicios públicos, el mejoramiento de la efectividad gerencial y la promoción de valores y mecanismos democráticos, así como el desarrollo de un marco regulatorio que facilita iniciativas que usan información de forma intensiva y ayude, en ciertas circunstancias, a fomentar la sociedad del conocimiento. El objetivo del e-gobierno es participar de las oportunidades que ofrecen las TICs integrándolas en sus procedimientos y objetivos con la finalidad de incrementar su eficiencia, eficacia, economía, legitimidad política y democracia.

¿Qué es gobierno digital?

Es solo una forma más moderna de llamar al gobierno electrónico pero en esencia son lo mismo. Dentro de los estudios sobre gobierno electrónico, gobierno digital o gobierno inteligente, encontramos seis elementos clave en la literatura científica:

  1. Está relacionado con la aplicación de las TIC e implica innovación en las relaciones internas y externas del gobierno con otras agencias gubernamentales, con sus propios empleados, con las empresas y con el ciudadano, particularmente aplicaciones relacionadas con Internet.
  2. Afecta a la organización y función del gobierno en lo relativo al acceso y provisión de información gubernamental y a la prestación de servicios a sus ciudadanos así como a su participación en procesos políticos.
  3. Busca optimizar el uso de los recursos para el logro de los objetivos gubernamentales.
  4. Su implementación implica el paso por una serie de procesos y procedimientos, no necesariamente consecutivos.
  5. Sugiere que es un medio, no un fin en sí mismo.
  6. Todas las definiciones de gobierno electrónico aluden al cambio en la forma en que se gestiona la administración pública, nuevos sistemas, eficacia, eficiencia, mejoras en la gestión, etc.

¿Cómo se mide el gobierno electrónico y cómo se compara entre un país y otro?

Existen varios paradigmas para medir al gobierno electrónico. Generalmente se basa en el análisis de indicadores principales y sub-indicadores en el sector público y en el gobierno, así como la relación entre los gobiernos y sus grupos de interés.

Los indicadores que más usamos y valoramos para comparar un gobierno electrónico con otro son:

  1. Preparación de la red. Es decir, debemos saber cuánta gente usa Internet, (wireless y wired). Aquí va implícita la infraestructura en telecomunicaciones que tiene el propio país y la oferta de servicios y productos de las empresas, públicas o privadas, al usuario final.
  2. Optimización de la gestión. Valoramos si existe alguna estrategia nacional TIC o planes de transformación digital para la propia administración del Estado.
  3. Servicio en línea. Se refiere a funciones transaccionales vía telemática, por ejemplo en el pago de impuestos, servicios o multas, en gestionar trámites en la seguridad social, en la salud, en el registro civil, etc.
  4. Portal Nacional. Aquí puntúa mucho que sea un portal multicanal y un punto de entrada para los tres niveles de gobierno; también se valora el desarrollo de Ventanilla Única Virtual (VUV).
  5. Entidad Gubernamental de Información. Es lo que se conoce como el Government – Chief Information Officer (G-CIO) que es el encargado de gestionar la información, el procesamiento de datos, incluso la propia seguridad.
  6. Promoción de e-Gobierno. En este caso valoramos si existe un Plan o una Agenda Digital que promueva el uso de las tecnologías aplicadas en el gobierno por parte del ciudadano y todos los actores involucrados.
  7. e-Participación – Inclusión Digital. En este indicador, se toman en cuenta los mecanismos y canales para la opinión de los ciudadanos en el proceso de la toma de decisiones.
  8. Gobierno Abierto / Datos. Se verifica si existe un portal de datos abiertos a nivel nacional y cómo se están tratando dichos datos por parte de terceros.
  9. Ciberseguridad. Valoramos las estrategias de ciberseguridad nacional y las entidades responsables de la seguridad cibernética. También la cantidad de incidencias en las infraestructuras críticas, la forma y el tiempo de respuesta para solucionarlas.
  10. Uso de Tics emergentes. Por último y no menos importante, se toma en cuenta el uso de IoT, Blokchain, Inteligencia Artificial, Big Data, etc., es decir tecnologías emergentes y disruptivas que puedan ser usadas por agencias gubernamentales y proyectos específicos.

Con este tipo de indicadores sabemos, por ejemplo, que México ocupa el lugar 43, con una calificación de 51.5, justo por debajo de Turquía. Mientras que un país mucho más pequeño en territorio y población como Singapur ocupa el primer lugar con un puntaje de 91, justo por encima de Estados Unidos (90.2). Ver Informe.

¿Qué es administración electrónica?

La administración electrónica se encuentra dentro del gobierno electrónico en una dimensión más baja, y en ella se contiene la gestión de los e-servicios y la e-información. Desde un nivel intraorganizativo, transforma las oficinas tradicionales convirtiendo los procesos de formato papel a formato electrónico; lo que habilita la vía electrónica como un nuevo medio de relación tanto para el ciudadano como para las empresas.

¿Cómo se relaciona la ciudadanía digital al acceso a internet y los derechos humanos?

Para empezar, sin acceso a Internet no hay ciudadanos digitales. El derecho al acceso a Internet, también conocido como principio de libertad de conexión, indica que todas las personas deben poder acceder a Internet para ejercer y disfrutar la libertad de expresión, opinión y otros derechos humanos fundamentales. Que los estados tienen la responsabilidad de garantizar que el acceso a Internet esté ampliamente disponible, y que no restrinjan irrazonablemente el acceso de una persona a Internet. Por lo menos es lo que se declaró en Génova en el año 2003 en aquél famoso World Summit on the Information Society (WSIS).

¿Por qué se llama gobierno electrónico?

Para diferenciarlo del concepto “gobierno”. Es una acepción que ha servido para extraer una parte de realidad que experimenta la sociedad misma (junto con sus administraciones, entidades y organizaciones públicas) en el uso de la tecnología para su propio beneficio. La finalidad de este concepto es que, en algún momento de la historia, deje de llamarse gobierno electrónico para volver a llamarse simplemente: gobierno.

¿Qué es un gobierno abierto?

En gobierno abierto (open government) sucede lo mismo que con el término administración electrónica, se puede llegar a confundir estos conceptos y equipararlos con gobierno electrónico; parece que son la misma cosa, pero no es así. Como he mencionado anteriormente, gobierno abierto es uno de los indicadores que utilizamos para medir al gobierno electrónico. El gobierno abierto tiene como objetivo principal que la ciudadanía colabore en la creación y mejora de servicios públicos y en una mayor transparencia y rendición de cuentas.

Este concepto se sustenta en tres pilares: Transparencia, Colaboración y Participación. Y existen dos ejes comunes:

  1. Un primer eje es la apertura de datos públicos (Open Data). Es decir, la publicación de información del propio sector público en formatos digitales que permitan su reutilización por terceros para generar nuevamente valor.
  1. El segundo eje es la apertura de procesos y el uso de redes sociales y plataformas de participación ciudadana (Open Action). En este caso hablamos de espacios digitales que faciliten la participación ciudadana en las decisiones del gobierno y en el proceso de formulación y ejecución de políticas públicas.

En cualquier caso, hablar de gobierno abierto es tomar en cuenta las demandas de la ciudadanía y llegar a acuerdos colaborativos. Es poder utilizar la información pública y reutilizarla para infinidad de proyectos. Es una herramienta que ayuda a combatir la corrupción y tener mayor confianza en los procesos gubernamentales. 

¿Cuál es la importancia del gobierno electrónico?

Es relativamente sencilla si hablamos en términos de beneficios: ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo.

A grandes rasgos, el gobierno electrónico proporciona mejores formas de administrar la información en comparación con los medios tradicionales. Nos permite acceder a conjuntos de información complejos de manera relativamente fácil. Puede proporcionar a los usuarios formas de interacción directa con los datos, es decir, consultarlos, actualizarlos y/o enviarlos a otros destinos: en otras palabras, un sitio web puede permitir a los usuarios iniciar y/o completar transacciones de servicios sin recurrir a la intervención humana.

La ausencia de papel, horarios, establecimiento físico y de los propios funcionarios públicos, no sólo ahorra tiempo y dinero, sino que también ayuda a reducir y prevenir fenómenos como la corrupción y el soborno, un problema que experimentan muchos gobiernos: elimina potencialmente a los “intermediarios”.

El gobierno electrónico representa una forma relativamente transparente de administrar servicios e información, en comparación con la burocracia tradicional. Tener un sitio web también brinda a los organismos gubernamentales la oportunidad de recopilar sistemáticamente información sobre sus clientes, proveedores, empleados, ciudadanos o usuarios.

Por último, el gobierno electrónico crea beneficios sociales para los ciudadanos. Por ejemplo, para los países que tienen una población muy dispersa, un servicio de gobierno electrónico permite a los ciudadanos situados en áreas remotas tener acceso a los mismos servicios que los ciudadanos disfrutarían dentro de las principales ciudades.

Aquí lo importante es tener en cuenta si el tamaño de la brecha digital es lo suficientemente corta como para poder llegar a todos los lugares y a todas las personas.

¿Qué es la gobernanza electrónica?

Es la esfera más amplia de esta temática, también se le conoce como e-Governance y engloba tanto al e-Gobierno, como a la e-Administración y la e-Democracia; entramos por tanto, al terreno del Sector Público y el Buen Gobierno.

La gobernanza electrónica permite distintos espacios de comunicación: Gobierno-Gobierno (G2G), Gobierno-Empresas (G2B), Gobierno-Empleados (G2E) y Gobierno-Ciudadanos (G2C). Se refiere al uso de las TICS por parte del Sector Público con el objetivo de mejorar el suministro de información y los servicios. Busca estimular la participación ciudadana en el proceso de toma de decisiones reforzando la responsabilidad, transparencia y eficacia del gobierno.

Se ha hablado ya mucho de e-Gobierno y e-Administración, pero actualmente la e-Democracia está tomando un protagonismo casi disruptivo. Y es un tema que me atrae particularmente.

Actualmente estoy colaborando como consejero científico con la empresa Boulé Technology en el desarrollo de una aplicación para el Blockchain Electronic Vote (BEV), es decir el voto electrónico con tecnología blockchain.

Hay muchos indicios de que blockchain es una pieza clave para la evolución futura de la sociedad, una que está descentralizada, es democrática y tiene poder. Es imperativo reconocer que la tecnología no es la panacea para todos los problemas sociales, ni mucho menos nuestra salvadora. En última instancia, la colaboración es lo que hace posible el progreso humano.

Este proyecto no busca “cambiar el sistema”. Pero sí, redefinirlo completamente, basado en maximizar el bienestar, la meritocracia, la inclusión y el igualitarismo. Con proyectos como estos, estamos dando los primeros pasos en el mundo de la ciudadanía digital global.